Buscar este blog

domingo, 2 de agosto de 2015

Sexoservidoras: “Enfermeras del Amor”... Periodistas, Políticos y Profesionistas “Prostitutos”... “Prostitución Infantil”: Problema Social, Ético y de Salud... Por: Federico Lagarda Ibarra.

Sexoservidoras: “Enfermeras del Amor”

Periodistas, Políticos y Profesionistas “Prostitutos”

“Prostitución Infantil”: Problema Social, Ético y de Salud

El SOL...
                                                          
Por: Federico Lagarda Ibarra

El Objetivo Regional.- “Prostitución”, fue el tema que (en alguna ocasión) me tocó “comentar” en la radiodifusora “Z-107.1” FM, en un programa que conducía Juan Jaime Verdugo “El Gallo”… Iniciando con la “definición” más popular que éste reportero conoce: “es la actividad comercial más antigua del mundo” (inclusive, aún más vieja que la desempeñada por el eterno dirigente de la CTM local, Guillermo Peña Enríquez), tan es así que los evangelios dan cuenta de la prostituta María Magdalena, como un personaje muy cercano a Jesucristo… Igualmente, que en la época grecorromana, se les llamaba “mesalinas”; en la edad colonial, “mariposillas”; hasta llegar a la actualidad, donde se les conoce (entre otros nombres) como “sexoservidoras”…
La prostitución, podemos clasificarla en: comercial y “galante”, donde la primera se ejerce por voluntad propia, con visión económica, es decir que se vive de la “ficha” como oficio; y la segunda es cuando mujeres de la “vida galante” practican la prostitución, pero no por dinero, ni porque quieran hacerlo, sino por insatisfacción sexual o necesidad incontrolable por el sexo, debido a una enfermedad congénita denominada: “Furor Uterino”, donde no hay un medicamento para calmarlo a menos que sea un desorden hormonal y que sólo pueden detectarlo los ginecólogos muy especializados o los sexólogos… En estos casos los psiquiatras recomiendan no casarse, porque quienes la padecen, más temprano que tarde serán infieles… Ahora bien, entre las “sexoservidoras” comerciales tenemos a las “licitadas”, que están concentradas o asiladas en ciertas áreas: zonas rojas (de tolerancia) autorizadas, con los debidos cuidados de salud, y las “clandestinas” o callejeras, que están en las esquinas, plazas y antros, que no están registradas por el sector salud y que pueden ser un foco de transmisión de enfermedades venéreas…
Pero, ¿qué es realmente la prostitución?, “es la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales (sin ninguna emoción afectiva) con otras personas a cambio de dinero o cualquier otro modo de retribución… Aunque también se le puede aplicar éste término a: políticos, profesionistas o, a periodistas que se prostituyen vendiendo sus servicios profesionales (no sexuales), igualmente, por una retribución económica o en especie”… Sin embargo, hay personas que juzgan a las “sexoservidoras” como unas “psicoterapeutas”, que no sólo hacen sexo, sino que también escuchan tus problemas y te aconsejan, dan consuelo y placer… O, como el premio Nóbel de Literatura, Pablo Neruda, quien las consideró: “enfermeras del amor”…
Por otra parte, tenemos la “prostitución infantil”, que es un problema social, ético y de salud, porque afecta a la sociedad, por la falta de valores y porque se convierte también en un foco de infección que propaga enfermedades como la gonorrea, sífilis, “hepatitis C”, que es más mortal que el mismo SIDA, al grado que las autoridades de salud tienen la consigna de ocultar información sobre ésta enfermedad para no generar una psicosis, pero no por nada (algunos) la han llamado como la “pandemia silenciosa del milenio”…
En fin, los niños y niñas vulnerables que ejercen la prostitución, por lo general provienen de los cinturones de miseria de la ciudad, de la clase proletaria o de una familia disfuncional… Son niños y niñas prostituidas a muy temprana edad que no vivieron su juventud, que maduran con valores delictivos y que son elementos propensos a la explotación por su edad o falta de criterio (están en un callejón sin salida)… Y sin ayuda se convierten en gente vulnerable despreciada por la sociedad que no los entiende… ¿Acaso son niños y niñas de la “vida alegre”?, más bien dicho son infantes de la “vida triste”, pues detrás de su “máscara” de maquillaje (como dice la canción interpretada por Javier Solís: por fuera estoy riendo y por dentro sufriendo) se esconde un muchachito o muchachita triste, anémica, asustada y con ganas de vivir… 
Juan Jaime Verdugo (izquierda), Federico Lagarda Ibarra
y Lic Federico Lagarda Ibarra (al centro)...
Hacemos un llamado a las autoridades civiles, educativas, organizaciones no gubernamentales, Iglesias de todos los signos religiosos (aprovechando que todas son “puro amor”), para que se muevan en éste sentido y no permitan que prolifere más éste grave problema… Vale más prevenir que remediar, necesitamos una sociedad sin prejuicios, que no rechace a estos impúberes desamparados… Hay que ir al “meollo” del asunto, creándoles albergues, proporcionándoles orientación psicológica, toda vez que si a los menores se les orienta bien, en verdad que disminuye ésta delicada situación…

Como periodista y editor de la revista “El Objetivo Regional”, no quiero alarmar a la sociedad, pero sí exhortarla a la prevención antes que el problema de la “prostitución infantil” nos alcance y si ya nos alcanzó pues, para que no nos rebase… Como medio informativo, nos ponemos en la mejor disposición para oír todo tipo de propuestas, en el teléfono: 6421139414 o bien en: federicolagardaibarra.blogspot.mx y jonathanlagardaibarra.blogspot.mx…