Buscar este blog

martes, 28 de febrero de 2017

“Dignidad y Vergüenza”... Por: José María Hinojosa Aguayo.


“Dignidad y Vergüenza”

Por: José María Hinojosa Aguayo

El Objetivo Regional.- De plano, los mexicanos aparte de corruptos no tenemos ni la más mínima idea de lo que significan las palabras “dignidad y vergüenza”, valores fundamentales que deben prevalecer y fortalecerse en toda sociedad que se llame civilizada, sin distingos de origen, razas o credos religiosos, las cuales, cuando se pierden, dan como resultado exactamente lo que está pasando en México, un desgarriate total, una constitución y un estado de derecho que más bien parecen ser letra muerta, pisoteadas por todo el mundo, instituciones de gobierno asfixiadas por la corrupción, el sistema educativo obsoleto y podrido hasta sus cimientos, los sistemas de salud con que se cuenta son insuficientes, caducos, inoperantes, a no ser de que usted presuma de un título de nobleza “$$$” o goce de ciertas influencias políticas para que se le atienda como debe ser, en una palabra: instituciones de salud ¡tercermundistas!, el tema de la seguridad pública no hace mal tercio, una verdadera vergüenza para los mexicanos al grado que puede militarizarse (toque de queda) lo que nomás nos faltaba, un sistema bancario haciendo pedazos a todo el que cae en sus redes sin control alguno, cobrando altísimos intereses y pagando una miseria a los ahorradores, y de pilón un México secuestrado por casetas de cobro, gasolinazos, parquímetros e impuestos de todo tipo para darles de comer a más de 16 millones de burócratas y políticos que hay en nuestro país, sin contar desde luego la carretada de millones que se les otorga a los partidos políticos y a las instituciones electorales para elegir a nuestros gobernantes que son financiados con recursos públicos ¿Para qué?, si de todos no se hace uno, la consigna es llegar al poder a como dé lugar sin medir las consecuencias, a costillas de los más de 80 millones de mexicanos en pobreza que son a final de cuentas los que pagan los platos rotos cuando hay elecciones (sobornos, compra de voto, amenazas, etcétera) y al final terminar muriéndose de hambre por caer en las redes de estos buitres de la polaca a los que todavía se les premia poniéndole su nombre a colonias, bulevares y calles, cuando en nuestras ciudades y pueblos siempre han existido y existen personalidades que merecen estos honores y más, por lo que urge se legisle una prohibición para que se bautice con el nombre de figuras políticas a periféricos, ciudades, calles, instituciones, etcétera o en su defecto, se propongan varios nombres y sea la ciudadanía la que con su voto otorgue ese merecimiento y no sean una burda imposición política, y ya para concluir, que dejen de gastar lo que no es suyo, en crear cortinas de humo en contubernio con los medios informativos y reconocer, que más que la probable expulsión de todos los indocumentados de Estados Unidos, lo que verdaderamente les preocupa es lo que va a pasar con los más de los 26 mil millones de dólares de las remesas que cada año envían y demostrar con ello, cuando menos, que todavía les queda una poca de “dignidad y vergüenza”.