Buscar este blog

miércoles, 1 de julio de 2015

“Borrachos”: ¿Enfermos, Abusivos o Delincuentes?... “Alcoholismo”: Enfermedad Progresiva, Incurable y Mortal... Por: Federico Lagarda Ibarra.


“Borrachos”: ¿Enfermos, Abusivos o Delincuentes?

“Alcoholismo”: Enfermedad Progresiva, Incurable y Mortal

El SOL...
                                                          
Por: Federico Lagarda Ibarra

El Objetivo Regional.- En virtud de que “a últimas fechas” me topé en tres ocasiones con un “enemigo muy poderoso” denominado: “alcohol”… Y lo “peor del caso” es que “no me disgustó”… Por ello, en esta ocasión, dejo “a un lado” mis acostumbrados “comentarios” sobre la “corrompida” y nefasta “clase política” para “recordar” lo siguiente: recientemente (como si fuese un castigo de Dios) he tenido la “mala fortuna” de “charlar” con algunos “ex bebedores” (dizque) arrepentidos y “reformados” (readaptados a la sociedad)… Sintiendo “coraje”, y hasta “ganas de vomitar” (me dieron) con el sólo hecho de “oír” hablar a la mayoría de esos sujetos (hipócritas) que ahora se pegan “golpes de pecho”… No obstante, no hay que olvidar que al alcohólico tiene que tratársele como enfermo y nunca como delincuente… Acordándonos de lo publicado en esta misma “columnilla” (hará cosa de algunos meses) y que a la letra dice: a decir verdad, no recuerdo bien (a ciencia cierta) si fue por azares del destino o por simple “morbo”, el hecho de que en alguna ocasión tuvimos la oportunidad de visitar un centro de “Alcohólicos Anónimos”, donde pudimos escuchar varios “testimonios” de “borrachales abusivos” que nos pusieron el cabello de punta… “Hola compañeros, mi nombre es *Memo* y reconozco que soy un alcohólico” (primero de los 12 pasos de AA)… Contestándole los presentes (con voz musical): “hola *Memo*”… “El caso es que soy un hijo de la chingada, que por andar todo el tiempo en la uva (embriagado) desgracié a mi familia, dejándola sin comer, permitiendo que mis hijos se convirtieran en: marihuanos, delincuentes y prostitutas; llegando a tal grado mi ceguera, que en una de tantas golpizas (que a diario les propinaba) le quebré la cabeza a uno de ellos con un palo de escoba, provocándole primeramente una incapacidad permanente y después su muerte, pero ahora estoy arrepentido de todo eso, ¿me perdonan?”… Recibiendo “Memo” una calurosa ovación como muestra de solidaridad y respaldo a su “testimonio”… Sin embargo, no todos los asistentes (ahí reunidos) estaban de acuerdo con “Memo”, ni con los “crueles testimonios” narrados por los demás “viciosos”, pues escuché a algunas personas que “murmuraban” horrorizadas e indignadas: “más que perdonarlos, justificarlos o curarlos, lo que nos gustaría hacer con esos desgraciados borrachos es irlos metiendo uno por uno en un cuartito y colgarlos de sus genitales (órgano reproductor) y después fusilarlos, para que paguen y sientan el mismo dolor que ellos le causaron a su familia”… Palabras fuertes y “vengativas”, que éste “mugroso” reportero no comparte, ni aprueba… 
Lo que nos lleva a “cavilar” sobre los miles de grupos de “Alcohólicos Anónimos” que hay en el mundo, provocando que, entre toda esa gran cantidad, muchos de ellos fallen en la interpretación de sus principios… No obstante, si partimos de la base de que el “alcoholismo” es una enfermedad progresiva, incurable y mortal, que no respeta edades, género, ni condición social, y que además es de las principales causas de muerte, pleitos, desestabilidad emocional, familiar, escolar y laboral, entonces, conscientes de lo anterior, sí podemos entender el por qué “al alcohólico le vale madre” todo lo que pasa a su alrededor y por “ende” la dificultad de “enjuiciar” a una persona enferma… Por lo tanto y de acuerdo a los argumentos vertidos, de veras que ahora sí nos resulta “interesante” (y didáctico) escuchar los “testimonios” de sujetos que ya “tocaron fondo”, es decir, que perdieron a su familia, trabajo, amigos, dignidad y respeto… No en balde, los libros de “AA” dan cuenta de que el alcoholismo es “coqueto y burlón”: porque primeramente te saca lo simpático (risueño), pero cuando ya te ve vencido (acabado) se burla de ti y te escupe… Concluyendo: al alcohólico tiene que tratársele como enfermo no como delincuente… La “sociedad sana” tiene la obligación de “ponerlos” (a los viciosos) en instalaciones adecuadas (clínicas, centros de reclusión, tratamiento y de recuperación para adictos)… Cualquier enfermedad (incluyendo el alcoholismo) es un problema social y de salud pública, para lo cual existen instalaciones tanto privadas como de tipo social o del Estado, que atienden esa problemática… 
Si “reflexionamos” sobre las “reflexiones” que han emitido: sociólogos, pedagogos, psiquiatras, sacerdotes, alcaides de cárceles y todas las profesiones involucradas en el tema, podemos “pensar” que el alcoholismo es un problema tan cotidiano, que a veces lo dejamos pasar con bastante facilidad, sin darnos cuenta del enorme agravio que se comete contra la sociedad, día tras día, barrio con barrio, colonia con colonia, comunidad con comunidad… Dejando crecer a tal grado ésta progresiva, incurable y mortal enfermedad, que se va transformando en un “monstruo” con diversos tentáculos que abraza toda unidad familiar, comunitaria y social… Por lo tanto, debe quedar en nuestra conciencia que no se vale dejar pasar este tipo de “situaciones”, y que si no hacemos “algo” o actuamos con tiempo, más tarde que inmediato esa inmovilidad se nos va a devolver en un “bumerang” insostenible… Mi compromiso como representante de un medio de comunicación, está en alertar a nuestros lectores sobre las graves consecuencias del alcoholismo y otros peligros, igualmente, a que nos organicemos y utilicemos con inteligencia a nuestras instituciones, porque hay que recordar la máxima que reza: “vale más prevenir que remediar”… “El Objetivo Regional”, se pone en la mejor disposición para oír todo tipo de propuestas, en el teléfono: 6421139414 o en el correo electrónico: federicolagardaibarra@gmail.com...