Buscar este blog

jueves, 30 de junio de 2016

“Tráfico Multimillonario de Influencias”... Por: José María Hinojosa Aguayo.


“Tráfico Multimillonario de Influencias”


Por: José María Hinojosa Aguayo


El Objetivo Regional.- De plano, a como pintan las cosas, este es un cuento de nunca acabar, los señalamientos de corrupción están a la orden del día no sólo contra ex gobernadores del PRI (Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Veracruz, Coahuila) y del PAN en Sonora, sino que la novedad al día de hoy es que están señalando al ex procurador de la república, Jesús Murillo Karam, de tráfico de influencias por haber recibido en los dos años (aproximadamente) que estuvo de procurador, en tres compañías constructoras propiedad de su familia, contratos multimillonarios (cercanos a los 1,900 millones de pesos), la mayoría de ellos por asignación directa, es decir, sin licitación alguna, lo cual ya de antemano representa un delito que lo tipifica claramente como tráfico de influencias, pero eso no es todo, en estas constructoras también aparece como socio un hijo del actual Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, curiosamente la dependencia federal que otorgó los respectivos contratos, de ahí, que es importante señalar: estas tres compañías señaladas en el sexenio de Felipe Calderón sólo ejecutaron obras por cerca de 70 millones de pesos, luego llegan los priístas al poder con Enrique Peña Nieto y estos contratos se dispararon estrepitosamente, que fue lo que originó la investigación que actualmente se está llevando a cabo (Denise Maerker).
En otro tema que no deja de llamar la atención en Sonora, es el llamado público que está haciendo la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, a la titular de la Procuraduría General de la República, profesora Arely Gómez, a cuando menos informar a la comunidad sonorense de los avances que se llevan en esa instancia sobre las denuncias presentadas contra funcionarios de la pasada administración, principalmente contra el ex gobernador Guillermo Padrés Elías, ya que a casi un año de tiempo transcurrido, no hay noticias al respecto, sólo un sepulcral silencio, y como se comenta en algunos círculos políticos, ¿qué no se dará cuenta la gobernadora, en el brete (lío) en que está metiendo a la procuradora con sus exigencias?, ya que al pedir públicamente se castigue a estos malos funcionarios panistas, también habría que aplicar la ley a un montón de funcionarios de su mismo partido (PRI), incluidos algunos gobernadores y altos funcionarios que se sirvieron con la cuchara grande y se siguen sirviendo, ¿o qué?, acaso cree que los panistas se cruzarán de brazos y pasarán bobo después de la sarandeada que les pusieron en las pasadas elecciones y con la moral por las nubes, con un dirigente nacional que ya demostró de que está hecho (Ricardo Anaya), por lo que aquí la enorme realidad que tienen que reconocer es que al gobierno de Enrique Peña Nieto ya se le hizo bolas el engrudo, ya que de continuar por ese mismo camino de tolerancia y nula impartición de justicia, que se vayan olvidando el 2018 de la presidencia de la república y quien sabe de cuantas gubernaturas más.