Buscar este blog

miércoles, 3 de agosto de 2016

“Más que Educar se debe Formar a los Chamacos”... Los Profesores de Antaño Sí eran Respetados… Por: Federico Lagarda Ibarra.


“Más que Educar se debe Formar a los Chamacos”

Los Profesores de Antaño Sí eran Respetados…


El SOL...
Por: Federico Lagarda Ibarra

El Objetivo Regional.- “Sexoservidoras: Enfermeras del Amor” y “Más que Educar se debe Formar a los Chamacos”, fueron dos de los temas que (en alguna ocasión) me tocaron comentar en la radiodifusora “La Mejor” (103.3 FM), en el escuchado programa: “Dígalo Sin Miedo” (sin censura), que conduce el prestigiado periodista, Eduardo Córdova Guirado “Doña Paquita”… A continuación, transcribimos “parte” de nuestra “colaboración” en la radio y que a la letra dice: de verdad, que jodidos estamos: niñas y niños precoces obsesionados por los “videojuegos” violentos, por su apariencia física y hasta por el sexo… Jóvenes sin “rienda” alguna, que a las diez u once de la noche apenas se andan alistando para irse de parranda toda la madrugada… Chamacos disfuncionales, a los cuales “no se les puede corregir ni llamar la atención” o tocar “ni con el pétalo de una rosa”, porque luego luego brinca en su auxilio la “sociedad hipócrita” en defensa de los derechos humanos de esos adolescentes…
Periodistas: Federico Lagarda Ibarra (derecha),
                  Jonathan Lagarda Ibarra (al centro),
                    con Eduardo Córdova Guirado (Doña Paquita)
Al grado que los mismos padres de familia les tienen harto miedo a sus propios vástagos… Ah, tiempos aquellos, en que una buena nalgada o reprimenda (en su justo momento) lograban “encausar” a los muchachitos más rebeldes, vaya, hasta a los profesores de antes se les respetaba, toda vez que éstos sí corregían y enseñaban (poseían pues la verdadera vocación de maestros), sembrando algo de “zozobra” entre los alumnos, puesto que sabían perfectamente que si por alguna razón su “mala conducta” era conocida o descubierta por el “profe” o por el director del plantel, de seguro serían castigados o suspendidos… Repito: ah, tiempos aquellos, que hasta las patrullas policíacas infundían miedo y obediencia, no como ahora donde los “chamacos” les gritan: “pinchis chotas, váyanse a otro lado a joder y a chingar a su madre”… Y todo porque (hoy en día) no existen jefes policíacos honestos y que transmitan respeto, pues los que ahora están sólo se la llevan en líos de cantina, abusando de su poder y como “niñas bonitas” que únicamente buscan lucirse en todos los eventos del alcalde, pero que no cumplen con su trabajo para el cual fueron designados…  Llegando la situación a tal grado, que los “maestros” ahora no quieren problemas, ya que le “temen” a la ira de los padres de familia o que los mismos alumnos “consentidos” (hijos de papi) les causen daño en sus propiedades: vehículos rayados y vidrios rotos o lo que es peor, que les echen a los “babosos” de Derechos Humanos… Cayendo en un círculo vicioso que genera impunidad y que afecta a todos los sectores de la sociedad… En serio, ya es momento de que las autoridades educativas dejen por un lado su cobardía y su falta de ética, organizándose y coordinándose con todas las instancias de gobierno: municipales, estatales y federales, para que a través de la fuerza pública se castigue y sancione a los “chavales” abusivos (así como a sus padres), recluyéndolos en cárceles y correccionales o en centros especializados de psicología, porque de que son vulgares delincuentes, de veras que lo son, al igual que los directores de las escuelas que permiten esta lastimosa situación…
Por cuestiones de espacio (tiempo) se nos quedan en el tintero varias “reflexiones” sobre este polémico tema, aunque sí nos alcanza para “prescribirle” otro consejo de “a gratis” a la “perrada” (y eso sin ser perito en la materia): “más que educar se debe formar a los chamacos”, puesto que, sin una buena formación la educación se les resbala o sale sobrando… O ¿No?...