Buscar este blog

martes, 17 de enero de 2017

“Justicia Divina”... Por: José María Hinojosa Aguayo.


“Justicia Divina”

Por: José María Hinojosa Aguayo

El Objetivo Regional.- Gracias, pero muchas gracias al ciudadano presidente de los Estados Unidos Mexicanos, señor Enrique Peña Nieto, por prometernos que los “gasolinazos” no tendrán efectos inflacionarios y mucho menos afectarán la canasta básica del 80% de los mexicanos, pues gracias a él, el mexicano común y corriente ya no tendrá que preocuparse por morir de cáncer, asesinado, sida y otras mil enfermedades, ya que al día de hoy su único problema será no morir, pero de “hambre” (inanición), ya que nadie que viva en este país puede explicarse cómo se puede sobrevivir con un salario mínimo de 80 pesos, cuando el kilo de tortillas ya sobrepasa los 18 pesos y el kilo de frijol pinto de pésima calidad rebasa los 20 pesos, lo que representa casi el 50% del salario diario (de hambre) que con bombo y platillo se autorizó para este 2017, pero como está claro y hasta se desgarró las vestiduras al anunciar que las medidas tomadas no serían inflacionarias, de seguro en el mundo o planeta que vive el señor Peña Nieto y secuaces, los 42 pesos que restan del súper salario después de descontar tortillas y frijol seguramente le alcanzarán para comprarle a su “gaviota”: leche, huevos, carnes, verduras, frutas y uno que otro postrecito, y el resto, para luz, agua, predial, etcétera, por lo que la única esperanza que tenemos los que somos creyentes es la “justicia divina”, ¿por qué?, se preguntarán o cuestionarán muchos de nuestros lectores de este prestigiado y reconocido medio informativo (El Objetivo Regional), por la sencilla razón de que en estos 4 años y pico del gobierno priísta del señor Peña Nieto hemos sido testigos y vivido en carne propia más calamidades que en los gobiernos de Echeverría, López Portillo, De la Madrid y Salinas juntos, y eso a juicio del pueblo de México representa un parteaguas en la futura vida política de nuestro país, y la “justicia divina”, tarde, pero segura llega, para empezar que se olviden los “priístas” de la presidencia de la república y de muchas gubernaturas, ya no se diga de diputaciones federales y senadurías, también los partidos políticos (PRI, PAN, PRD y sus satélites) pagarán por ser cómplices descarados de tantos y tantos actos de ingobernabilidad y corrupción de este gobierno, pues no se ve por donde tengan que empezar para limpiar de corruptos y sinvergüenzas las mafias incrustadas al interior de sus partidos, o de que brujería se valdrán para seleccionar candidatos en futuras elecciones que garanticen honestidad y transparencia, con el fin de rescatar la dignidad y credibilidad pérdidas desde hace muchos años, ya que el pueblo está cansado (harto) de pagar por las metidas de pata de sus gobernantes y lo que se “roban” (disculpe señor gobernador, fue una equivocación), tienen muchas facturas pendientes con el pueblo y ya es hora de cobrárselas.