Buscar este blog

lunes, 2 de febrero de 2015

¿Candidata de Unidad?... Juar, Juar… Por: José María Hinojosa Aguayo.



¿Candidata de Unidad?... Juar, Juar…


Por: José María Hinojosa Aguayo

El Objetivo Regional.- ¿Quién será el gran ganador en las próximas elecciones?, en primer lugar, los del “club de toby” (PAN), tal parece ser con la designación oficial del Partido Revolucionario Institucional de la senadora Claudia Pavlovich Arellano, como su candidata a la gubernatura de Sonora, aumentan considerablemente las posibilidades de los panistas de retener el gobierno de Sonora una vez más, ya que a nadie convence que esta designación o dedazo disfrazado represente a la de un candidato de unidad como aparentan hacernos creer: puro circo maroma y teatro para tratar de recuperar un gobierno que supuestamente por herencia les pertenece (soberbia), ya que como ellos lo han pregonado con mucha insistencia en algunos medios (tv y prensa) que sí saben gobernar, y hoy es México un país tercermundista y en extrema pobreza muy a pesar de todas nuestras riquezas, por lo que puede usted jurar que el choque de fuerzas al interior del PRI será como dice nuestro amigo Federico Lagarda Ibarra: “Crónica de una Derrota Anunciada”, por la desbandada que provocará este nombramiento, y si a eso le agregamos la ingobernabilidad, porque no se le puede llamar de otro modo, la que existe en nuestro país con la llegada nuevamente del PRI con Enrique Peña Nieto a la presidencia de la república y que se ha venido dando en estos últimos dos años (Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Tamaulipas, etcétera, etcétera), y si de pilón le agregamos el anticipado fracaso de la mayoría de las famosas reformas: educativa, fiscal, energética y económica, sólo por mencionar algunas y a ellas les sumamos la pésima y poca credibilidad de los candidatos, la conclusión más lógica es que los verdaderos grandes ganadores de estas elecciones serán los partidos políticos y sus jerarcas, ya que para abrir boca el botín a repartir entre ellos será de más de 18 mil millones de pesos, el más grande de nuestra historia y éste como siempre a costillas de Juan Pueblo que sigue siendo el gran perdedor ya que el voto en la mayoría de los casos es cautivo (corporativismo), el más caro del mundo, al que para rematar hay que agregar el financiamiento que se recibe de sus dizque militantes y del cual nunca se ha ejercido control alguno, sobre todo en las famosas precandidaturas en las que la publicidad debe de dirigirse únicamente a los miembros activos de sus partidos de los cuales se tienen nombre, dirección y teléfono de cada uno de ellos, por qué tienen qué hacer uso de espectaculares, televisión, prensa, volantes y hasta de dizque fundaciones, lo que a todas luces representa una violación y falta de respeto, no sólo para el nuevo Instituto Nacional Electoral, sino también para todo el pueblo en su conjunto, acciones éstas que de no sancionarse severamente a los partidos y a sus precandidatos podría tener consecuencias fatales ya que la falta de credibilidad de quien supuestamente debe llevar las nuevas elecciones a buen puerto (INE) permite estos atropellos por demás descarados que alejarán aún más a los votantes de las urnas (abstencionismo).