Buscar este blog

viernes, 1 de mayo de 2015

“Más Quemados que un Ladrillo de Álamos”... Por: José María Hinojosa Aguayo.





“Más Quemados que un Ladrillo de Álamos”


Por: José María Hinojosa Aguayo


El Objetivo Regional.- Con la apertura de las redes sociales (internet) y de tantos portales a los que se tiene acceso hoy en la actualidad, no sólo se está poniendo en jaque a todos los partidos políticos y a sus candidatos, sino que también a los organismos electorales de todos los niveles (federal, estatal y municipal), no sólo por el enorme derroche de recursos del que están haciendo gala candidatos de muy bajo perfil: más quemados que un ladrillo de Álamos, de cero propuestas, puras descalificaciones, con una cola más larga que la cuaresma, y son a fin de cuentas la única opción que nos están dejando, por lo que los partidos y las instituciones electorales de hoy en día están obligados a poner un alto pero ya a tanta corrupción, porque no se le puede llamar de otro modo a la burla de que estamos siendo objeto la sociedad en su conjunto, ya que de no tomarse cartas en el asunto las consecuencias a futuras elecciones pueden ser funestas y lo que hoy es inconformidad puede terminar el día de mañana en violencia, aparte de la falta de votantes (abstencionismo) y anulación del voto, demostrando de esta forma su inconformidad y rechazo ante tanto cinismo, deteriorando con ello aún más el desprestigio del gobierno federal (Enrique Peña Nieto) y la falta de credibilidad de sus instituciones (estado de derecho) a tal grado que a la mayoría de los mexicanos les pesa en el alma haber votado por el carita y no por la fea “Josefina”, de lo cual se sienten sumamente arrepentidos y desilusionados ya que no es para menos pues nos tienen con el alma en un hilo, puros discursos demagógicos, muchas propuestas y cero resultados, al grado de que están a punto de convertir a nuestro país en la maquiladora más grande del planeta, donde el saqueo de los “recursos naturales” (minería) se encuentran en manos extranjeras, lo mismo que la economía secuestrada por los monopolios transnacionales que para colmo no pagan impuestos por la supuesta creación de empleos y nuevas inversiones, y lo más triste y lamentable de todo es que la gente les sigue creyendo más ahora que utilizan en sus campañas televisivas a puros jóvenes que no tienen ni la más remota idea de lo que hablan, utilizándolos como carne de cañón a sus mezquinos propósitos, todo gracias a que no conocen la historia política de México ni tienen la más remota idea de las peripecias que hemos tenido que sortear para poder salir adelante y subsistir gracias (pese) a los gobiernos de: Echeverría, López Portillo, de la Madrid, Salinas y Zedillo, los cinco grandes cerebros del desastre y de la corrupción, los grandes maestros de las devaluaciones y cacerías fiscales, terror de periodistas y de la libre expresión, sólo por mencionar algunos.