Buscar este blog

jueves, 17 de septiembre de 2015

“Traspasando la Delgada Línea del Honor”... Por: Federico Lagarda Ibarra.


“Traspasando la Delgada Línea del Honor”

Por: Federico Lagarda Ibarra         (D.R.) “El Objetivo Regional”

PRÓLOGO

El Objetivo Regional (D.R.).- Escribo este nuevo libro, agregándole más teoría que al anterior (publicado exitosamente en el 2001, titulado: Unión de Usuarios Independientes AC y Federico Lagarda Ibarra… “Simbiosis que Fracturó la Apatía y el Conformismo”), con la confianza (más que esperanza) de que se sabrá observar y no simplemente leer su contenido... Y ojalá no haya “erróneas” interpretaciones por comprensión, como las “conciben” los que sólo oyen pero que no escuchan... Ya que únicamente así se podrá entender y ¿Por qué no?, satanizar a un líder, a un dirigente o a un negociador...
A manera de justificación, sólo basta decir que la mayoría de la gente, no toda afortunadamente, es muy malagradecida, a la que le puedes hacer 99 favores, pero que, con uno que le falles, ya con eso tienes para que no te reconozca ninguno, que se enoje contigo y lo que es peor, que hasta tu enemigo se vuelva... Es por eso que más vale hacer las cosas sin esperar nunca nada a cambio...
Llega el momento en que al líder, le enfada estar “chiqueando” a la gente, lambisconeándole, ayudándola como si fuera un barril sin fondo, haciéndole al tonto útil que nomás se busca cuando se le necesita, de sacar la cara por esa gente y al mismo tiempo soportarle sus traiciones y envidias... También tiene que aguantar las difamaciones y descalificaciones de que es objeto por otros líderes o dirigentes... Y por si fuera poco lo anterior, el líder es quien tiene que cargar con las demandas penales que (por oficio) dejan las luchas sociales...
A continuación apuntaremos que: “tanto en la lucha social como en la política, no hay expediente sin mancha”, porque todos sin excepción tenemos una manchita o manchota en alguna parte; ni tampoco existen las hermanitas de la caridad... Aquí se usa de todo y contra todo, lo legal y lo ilegal, los juegos encubiertos, las negociaciones, el transar en lo oscurito, las componendas, las prebendas y dádivas que “otorga” el gobierno, los CONVENIOS ventajosos o desventajosos, los valores entendidos o sobre entendidos, las reglas y el librito no escrito como en el béisbol, el mentir, prometer, el jugar con los sentimientos de la gente, también se vale acalambrar, alquilarte, venderte, comprar conciencias, desviar recursos públicos, entre otras barbaridades y lindezas, pero desde luego mientras no te “cachen” y usen la misma POLÍTICA en tu contra... Aunque, los que te van a juzgar, como ya lo señalamos, se olvidan que también ellos tienen una mancha en algún lugar y que tanto en la lucha social como en la política no existen las hermanitas de la caridad, sino todo lo contrario... “Con la misma escoba que barras serás barrido”, o en su defecto: “el que a hierro mata a hierro muere”... Sin embargo, “reflexionándolo” un poco, en verdad que es saludable para una democracia que suceda lo anterior, porque de esta forma el gobernante en turno se tiene que “cuidar” más y por consiguiente hacer mejor las cosas, ya que siempre estará con el temor de que el próximo que venga o lo sustituya, le escarbe con lupa hasta encontrarle sus triquiñuelas y porquerías...
En fin, personalizando un poco este prólogo, se vale comentar que en una ocasión un periodista local me cuestionó acerca de que, si había abandonado la lucha por haber sido apresado en 1997... Mi respuesta fue un rotundo NO, pues aparte de que fui absuelto de esos “delitos” que me fabricaron para “acalambrarme”, hasta el 2001 seguí liderando los movimientos sociales que realizaba la Unión de Usuarios Independientes, pero que desgraciadamente no tuvieron la trascendencia y difusión deseada... Y (casi) todo porque nuestra lucha no fue cubierta por los distintos medios de comunicación, salvo esporádicamente por el periódico EL IMPARCIAL y por la radiodifusora XEKE, pues la PRENSA nos había “vetado”, porque con anterioridad había quemado públicamente ejemplares de sus “diarios” en señal de repudio, por la banalidad de los mismos, que a veces rayó hasta en la calumnia, la descalificación, la distorsión de los hechos y la difamación, así como por la parcialidad y sumisión que mostraban ante los políticos y autoridades en turno (como sigue ocurriendo)... Ahora bien, el que no te publiquen absolutamente nada de tu lucha, ya sea bueno o malo, de verdad que cansa y desgasta cualquier movimiento o idea; no obstante, ese veto de la prensa no fue lo que nos obligó a tomar un receso… Quizá sería porque me cansé de nueve años (en que duró la UUI) de mitotes, traiciones, calumnias, difamaciones, envidias, de las infiltraciones que hacía el gobierno dentro de mi grupo, de las demandas penales que por “oficio” y de “a gratis” me ganaba en cada manifestación, de los ataques terroristas de que fui objeto, como es el caso que hasta hoy permanece impune, de cuando me quemaron mi automóvil Tsuru II, marca NISSAN, mexicano, a plena luz del día estando estacionado correctamente en las afueras de nuestra Unión de Usuarios, en el centro de la ciudad... Pero sobre todo fue porque mis hijos crecieron, volviéndome un “líder” coyuntural, es decir que me atacaron más fácilmente estando ellos de por medio... Y desde luego, la gota que derramó el vaso de agua, fue la persecución encarnizada en mi contra por parte de varios “periodistas” y de las cámaras empresariales del municipio, donde, entre otras cosas me calumniaron públicamente (señalándome) como: terrorista social, perturbado mental, prófugo de la justicia y de otras babosadas, que desde luego no han probado hasta la fecha por ser falsas, pero que causaron gran daño y deterioro en la imagen tanto mía como de la Unión de Usuarios... Pero el que esté actualmente en “pausa” no quiere decir que “uno” cambie de viejo, ni que me acobarde a estas alturas, pues mi formación y la adrenalina que sigue corriendo por mis venas, no me permiten darme por muerto o por retirado... Extraño las persecuciones y represiones policíacas, así como el llanto y prepotencia de los funcionarios corruptos, entre otras muchas emociones que sólo te las brinda las luchas sociales... 

Es naturaleza de cada quien pues, en donde uno no cambia ya de viejo... A este respecto recuerdo el mito o leyenda del cisne y el escorpión, en donde se tenía que cruzar por fuerza un río para huir de un gigantesco incendio que los estaba alcanzando, poniéndose a suplicar el escorpión al cisne, que por favor lo dejara subirse a su espalda para salvarse del fuego pues no sabía nadar, prometiéndole infinidad de cosas a cambio del auxilio que le solicitaba, a lo que contestó el “emplumado” que no podía permitir lo anterior, pues ya en medio del agua ¿Y si se le ocurría picarle?... Replicando el de la “ponzoña” que eso era imposible, ya que en todo caso ambos perecerían... Ante esta reflexión, el cisne accedió a transportarlo en su lomo... Sucediendo lo que tenía que pasar, el escorpión no pudo “por más que quiso” contener su “naturaleza” y de un certero aguijonazo lo mató... Alcanzando en su último espasmo y aliento el cisne a preguntar ¿Por qué?, “si con esto tú también vas a morir ahogado”... “No sé”, dijo el escorpión, “quizá es mi naturaleza que no pude cambiarla ni aún sabiendo que con ello firmaba mi sentencia de muerte”...

Es como el borracho, que cada vez que es necesario “promete” que no volverá a tomar o como el político corrupto que jura que ahora sí se portará bien o como el novio abusivo que trata mal o golpea a su pareja y ya de casado sigue igual o peor que antes... Una vez formada una persona, “aunado” a su propia naturaleza, de veras que no cambia, y si lo logra sería un garbanzo de a libra, siendo lo mejor no apostarles mucho, lo más conveniente es alejarse de esa gente perversa y problemática... O ayudarles, en el entendido que no lograrás mucho, pues ya lo dice el refrán: “perro que come huevos, aunque le quemen el hocico”...