Buscar este blog

lunes, 16 de mayo de 2016

“Parquímetros”: Inmoralidad y “Estafa Pública” (Segunda Parte)... Por: Federico Lagarda Ibarra.


“Parquímetros”: Inmoralidad y “Estafa Pública” (Segunda Parte)

El SOL...
                                                          
Por: Federico Lagarda Ibarra
José Abraham Mendívil, (ahora ex) Alcalde de Navojoa,  
    entregando documentación para Fideicomiso de Parquímetros…
El Objetivo Regional.- Luego de las críticas que continuamos escuchando acerca de la “pichurrienta” (dizque) “modernización” del centro histórico de Navojoa y de la nula transparencia de parte de quien supuestamente la llevó a cabo, es válido “recordar” lo que reflexionamos en algún momento sobre el fraude y la inmoralidad que acompañan al “Patronato de Parquímetros” (desde su nacimiento), así como el “negocio redondo pero de estafa pública” en que sigue convertido este lucrativo “bisnes” (actividad comercial)… Igualmente, continuamos con las mismas interrogantes: ¿Cuánto recaudan diariamente por concepto de multas y estacionamientos? ¿Por qué el Ayuntamiento sigue “cediendo” su función? ¿Por qué no rinden cuentas claras y “convincentes”?... En éste mismo tenor, seguimos con la segunda parte de ésta investigación y que a la letra dice: de veras que fue vergonzosa y “servil” la actitud que “adoptó” el cabildo de Navojoa que encabezó José Abraham Mendívil López, al aprobar de manera inmoral e ilegal una “concesión” con todo y “préstamo” incluido, en relación con los (ya famosos) “parquímetros”, donde se favoreció al “cacique” Francisco Islas Covarrubias, a quien la historia local indudablemente “condenará” como uno de los más abusivos “frenadores” del progreso de este municipio… Pero analicemos, aunque sea “someramente” este asunto: la instalación de parquímetros en el centro comercial de esta ciudad, definitivamente que es un proyecto aceptable (a secas) y una necesidad vial… Sin embargo, lo que no se vale es que de un “buen proyecto” salga un “mal propósito”, mucho menos que se “perciba” que se “creó” para beneficiar a un grupo que representa al “caciquismo” rancio, voraz, retrógrado y entorpecedor del desarrollo y progreso… Fue pues, “esa” decisión del cabildo navojoense, como una “mentada de madre” para la ciudadanía, toda vez que no es posible que las propias autoridades municipales hayan otorgado tal “concesión” al “ricachón” de “Kiko” Islas (junto con sus “secuaces” y “compinches”), pero lo más “pueril” es que con recursos públicos todavía se le otorgó un crédito de más de dos millones de pesos al “patronato” capitaneado por el señor Islas, para que “emprendiera” este (rentable) negocio de los parquímetros… 
Ma. Gpe. Estrada V.
Al respecto, la ex regidora del PAN, María Guadalupe Estrada Valenzuela (quien fue la única edil que “votó” en contra del millonario préstamo), aseguró a esta revista que: “estuvo mal que el Ayuntamiento haya prestado un dinero público (del erario), pues el gobierno no es prestamista”… “No dudo de los beneficios que traiga este proyecto de los parquímetros a la comunidad, lo que no se vale es que se utilice dinero de la gente”, agregó… Igualmente, Estrada Valenzuela, cuestionó el ¿Por qué, si el Ayuntamiento fue el “creador”, no hizo ese negocio y se benefició del mismo?… Por lo que, si “cavilamos” sobre lo anterior, bien pudiéramos (como “medio informativo”) razonar lo siguiente: ¿Por qué esa concesión o patronato, no se otorgó a escuelas de nivel medio superior o a universidades como: la Unison, Itson, Cesues (hoy Universidad Estatal de Sonora), Conalep o a los CBTis?... Puesto que esos planteles educativos, tienen la capacidad técnica y económica para manejar una empresa de esa naturaleza, dejándoles (de paso) un gran beneficio “ambivalente”, es decir, la parte administrativa y técnica de los manejos de los parquímetros y la otra sería que las ganancias que de ahí se obtengan servirían para su mismo mantenimiento y para sus programas de becas, laboratorios, computadoras, entre otros… Generando (además) empleos entre los propios estudiantes o recién egresados… Llegando a la siguiente conclusión: ¿Cómo es posible que a través de un cabildo servil y sin escrúpulos, se le haya otorgado al potentado “Don Kiko”, una indebida “concesión” y un millonario e inmoral crédito con “dineros” de la comuna, para seguirlo enriqueciendo (aún más) y para “colmo” donde el “cacique” Islas y sus “secuaces” no expusieron ningún “cochino” peso?... De la misma manera también es válido comentar acerca de lo que todos sabemos: del uso y abuso que “Kiko” Islas, ha hecho con sus “negocios de viudas”, es decir, “acciones” sin riesgo alguno, como: concesiones (NISSAN, “Patronato de Parquímetros”), gasolineras, engorda de “lotes” en el “parque industrial”, construcción de edificios ya “pre-rentados” (alquilados con anticipación a buen precio) a empresas comerciales y bancarias, a saber: multicinemas, sabritas, restaurantes, financiera rural, HSBC, entre otras… En síntesis, al “cacique” Islas Covarrubias, nunca se le verá “arriesgar” su capital en un negocio que genere miles de empleos, pues él únicamente “juega” a lo seguro… Malditos “ricachones” de la “región del Mayo”, que nos tienen “ahogados” en el atraso y en la “inmundicia”…
Francisco "Kiko" Islas
En fin, el caso es que pocos se cuestionan sobre el grave daño que tanto el señor Islas Covarrubias, así como su grupo de “secuaces” y “compinches”, han perpetrado en nuestra región, evitando con ello (durante los últimos 25 años) que se instalen empresas y maquiladoras en el “Parque Industrial” de Navojoa, que hubieran generado cuando menos 20 mil empleos directos y 40 mil indirectos… ¿Hasta cuándo habremos de despertar, poniéndole fin a los abusos de los “méndigos” ricos y de los políticos parásitos y corruptos?...