Buscar este blog

lunes, 31 de octubre de 2016

¿Existe Realmente Dios?... La Pavlovich: “Problema Grande… Gobernadora Pequeña”... Por: Federico Lagarda Ibarra.


¿Existe Realmente Dios?

La Pavlovich: “Problema Grande… Gobernadora Pequeña”

El SOL...                                                            
Por: Federico Lagarda Ibarra
Claudia Pavlovich A.
El Objetivo Regional.- Por ahí alguien dijo: “los problemas son muy grandes y los gobernantes son muy pequeños”, pensamiento que ni mandado “confeccionar” para la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano, quien por cierto el mes pasado, rindió su  “pichurriento” primer informe de gobierno, el cual (por lo visto) pasó de noche, en el que no hubo ninguna novedad o donde se abordaran temas torales, ¿hasta cuándo vamos a seguir soportando tanta inseguridad y permitiendo que los “pinchis y méndigos” políticos nos sigan chingando con sus cínicas “marranadas”, así como con su palabrería hueca y acartonada?... En fin, la Pavlovich, se quedó demasiado corta y “limitada” ante la realidad estatal, no llenando (ni de chiste) las expectativas generadas entre la “perrada” sonorense… Algo parecido (acorde) a la crisis política que estamos viviendo, la más profunda de las últimas décadas, en la que el desmadre nacional es el pan nuestro de todos los días, debido (más que otra cosa) a la falta de instituciones serias y a nuestra podrida clase política, ¿acaso ya tocamos fondo?... Lo que nos lleva a “reflexionar” nuevamente: “que Dios nos agarre confesados”…
A propósito de “Dioses y Demonios”: los NEGOCIOS que obtienen puras ganancias y “cero pérdidas” de verdad que “no existen” y por lo mismo hay que “desconfiar de ellos” si alguien nos llega a proponer uno... Lo mismo pasa con la religión en donde “DIOS representa un negocio seguro”, pues él nunca pierde, siempre tiene la razón y por consiguiente “es infalible”... Sólo analicemos un poco lo anterior y nos daremos cuenta que de vez en cuando debemos “filosofar” al respecto... Por ejemplo: si una persona está “enferma” de gravedad y en un primer supuesto digamos que “sanó”, lo primero que se dice es que fue “un milagro”, gracias al Señor, pues su poder divino es absoluto, dejando a un lado a la ciencia médica; pero también supongamos que el paciente desgraciadamente “falleció” a pesar de los cuidados hospitalarios y de los rezos de sus familiares, entonces se dirá que esto sucedió porque “es la voluntad de Dios”, que él sabe porque lo hace y nosotros “no somos nadie para juzgarlo”, que debemos aceptar sus designios... Lo ven, “negocio súper seguro, porque el Señor nunca pierde, ni se equivoca, siempre gana”... ¿Y nuestra (libertad y) capacidad para distinguir y separar la “fe” de la cruda “realidad”, dónde queda? ¿Si Dios significa: cero pérdidas y puras ganancias, entonces también debemos dudar de su existencia por no existir los negocios seguros?...

En fin, cualquier religión (insisto) es buena, pero más bueno sería que, quien la profesa la eligiera libre y conscientemente (luego de cumplir su mayoría de edad)...