Buscar este blog

miércoles, 16 de noviembre de 2016

“Buen Fin 2016”: Programita “Chafa y Tramposo”... Al Final Se Termina Comprando Mercancía “Mula”… Por: Federico Lagarda Ibarra.


“Buen Fin 2016”: Programita “Chafa y Tramposo”

Al Final Se Termina Comprando Mercancía “Mula”…

El SOL...                                                            
Por: Federico Lagarda Ibarra

El Objetivo Regional.- Y sigo pensando lo mismo: ojalá que esta “nueva” edición del programa: “Buen Fin” (que se realizará del 18 al 21 de Noviembre) no resulte tan “chafa y tramposo” como la de años anteriores, donde los abusivos comerciantes aprovecharon para sacar su mercancía “mula” (de muy poca rotación o venta), ofertándola con “supuestos” súper descuentos, es decir que, si un pantalón regularmente vale 200 pesos, fraudulentamente lo etiquetaban a 300, engañando al ingenuo comprador con una simulada rebaja de 100 pesos, logrando de esta manera fabulosas ventas (pero con “trampas”) a su mismo precio original y sin necesidad de otorgar ninguna bonificación o descuento… Quedando tan “mosqueada” y decepcionada la gente (con las cinco ediciones anteriores de este “truculento” programa) que en esta ocasión varios grupos de personas en lugar de gastar en el “Buen Fin”, mejor volverán a trasladarse al vecino país del norte a realizar sus compras, puesto que en el Estado de Arizona sí les ofrecen auténticas ofertas (aún y con todo lo devaluado de nuestro peso)…
Al respecto, este mugroso reportero, “sucumbió” ante la mercadotecnia (agresiva campaña) del “Buen Fin”, llegando mi “lavado de cerebro” a tal grado, que volví a tener (no sé con certeza si fue) un sueño o pesadilla relacionado con este “cacaraqueado” programa, pues “soñé” que las autoridades municipales por fin se ponían las pilas (coordinándose con las cámaras empresariales) “exigiéndoles” a los “comerciantes organizados” que bajen los precios de sus artículos a “casi” el costo… A un “Patronato de Parquímetros” no cobrando el estacionamiento durante los cuatro días de duración del “Buen Fin” (en solidaridad con los compulsivos compradores)… A los vendedores de: zapatos, llantas, pinturas y talleres, así como de huevos (Bachoco) rebajando su mercancía hasta un 80% y el pollo en un 70 por ciento; a las farmacias, sanatorios y hospitales, “curando” a los pacientes con un 60% de descuento; a SASA y Kowi bajando sus productos hasta con un 75%, para que la “perrada” coma carne aunque sea una sola vez al año; a Auto Refacciones del Mayo y MAPCO, que mucho han explotado (servido) a la comunidad durante los últimos 30 o 40 años “casi” rematando sus materiales para construcción… Inclusive, en mi “sueño” o fantasía también vislumbré a varios empresarios “caciques”, tomándose una “cafiaspirina de conciencia”, quedándoseme dos bien grabados en mi mente (Francisco “Kiko” Islas y Ángel Bours Urrea) que me dijeron “quedito pero claro”: “nosotros los *hambreadores del pueblo*, no nos vamos a quedar abajo con este programita del *Buen Fin*, por lo que anunciamos, debido a la inmensa riqueza que hemos acumulado como representantes de los caciques que hemos empobrecido y detenido el progreso de esta inicua población de Navojoa, nos cabe (aunque ustedes no lo crean) un acto de respuesta en beneficio de los muertos de hambre de esta ciudad, para resolver (en parte) el problema de conciencia que venimos arrastrando, por lo tanto donaremos *algo* de nuestra fortuna que hemos obtenido de la explotación de las gasolineras, de las constructoras, de los edificios que tenemos en renta y de los lotes de engorda que poseemos en el parque industrial, donación que haremos para que se pavimenten todas las colonias del municipio y no con cualquier material, sino con concreto hidráulico… Y por último, también queremos comunicarles que convenceremos a nuestros cuates compinches (los caciques ya conocidos por ustedes) de que hagan lo mismo, para que en esta administración que preside, Raúl Silva Vela, quede pavimentada toda la ciudad”… Igualmente, recalcó “Kiko” Islas: “les bajaré tres pesos por cada litro de gasolina que surtan en mis empresas, ya que al final de cuentas, después me repondré y con creces, robándoles entre 10 y 11 devaluados pesos por cada 100 pesos que carguen de combustible en mis gasolineras, como lo ha publicado la revista *El Objetivo Regional*, y de esta manera conquistaré nuevamente el título de: *empresario del año*”…
Asimismo, en mi “sueño” también observé a las tiendas de autoservicio, entre ellas “Casa Ley”, ofreciendo considerables descuentos en los productos de la canasta básica, como tratando de estimular a sus “clientes” que tanto han exprimido durante las últimas décadas… Así como al “comercio organizado”, rompiendo por fin el “nudo gordiano”, es decir, desbaratando ese “círculo vicioso”, donde los comerciantes no ponen ofertas porque los consumidores se van a otra ciudad a buscarlas, precisamente porque no las hay en Navojoa, como es el caso de los “agricultores llorones”, que por años han obtenido excelentes producciones de trigo, vendiendo el rubio cereal a precio récord, no obstante de ello, esas copiosas ganancias han sido derramadas (en un 90%) en el mercado de Arizona (EUA) y solamente el 10% se ha quedado entre el comercio local, porque desgraciadamente aquí no hay ofertas que valgan la pena (según los “díceres” de la clase caciquil)… Por lo que (en serio), debería de aprovecharse esta coyuntura del “Buen Fin”, para romper con ese “círculo vicioso”, pues con ofertas continuas las derramas económicas también serían permanentes en nuestra localidad…
Pero amaneció y volví a la cruda realidad… Méndigos comerciantes (hijos de la chingada): “caciques y llorones” que no fueran ¿Por qué no son como en mis sueños?...
Sin embargo, este programita también es “algo” incongruente, pues no debemos “perder de vista” que no todos los mexicanos trabajamos para el gobierno, por lo tanto no recibiremos (ningún adelanto de) aguinaldo para comprar productos en el “Buen Fin”… Por lo que millones de compatriotas se “encharcarán hasta los dientes” (de nueva cuenta) con asfixiantes deudas, recurriendo a los créditos (tarjetazos)… Y ténganlo por seguro que, al final de cuentas terminarán adquiriendo “mercancías superfluas” (no necesarias) que estorban más que beneficiar…