Buscar este blog

miércoles, 30 de noviembre de 2016

En Sonora: las Cosas No Marchan Bien... Por: José María Hinojosa Aguayo.


En Sonora: las Cosas No Marchan Bien

Por: José María Hinojosa Aguayo

El Objetivo Regional.- Rumores van y rumores vienen, el caos que pronostica el “club de analistas súper sabios” que tenemos en nuestro país (México) con la próxima asunción de “Donald Trump” a la presidencia de los Estados Unidos, no a todo el mundo perjudica, y si no, que le pregunten al presidente Enrique Peña Nieto, quien en estos momentos ha de estar muy feliz de la vida, por el cortinón de humo que estos pronósticos provocan dejando en segundo término los tremendos actos de corrupción llevados a cabo por múltiples gobernadores en varios estados de nuestra desquebrajada república mexicana, y la prácticamente ingobernabilidad que se da en muchas regiones del país por la falta de un estado de derecho y piso parejo para todos sin distingos, y que quizá ésta sea la razón por la que nos hemos olvidado de otros casos por demás preocupantes y de los que se observa un gran hermetismo al respecto y que no se mencionan ni de chiste y eso sí que debería de preocuparnos más y exigir respuestas de inmediato, ¿en dónde están los casi 200 mil millones de dólares de nuestras “reservas” heredadas por los presidentes Fox y Calderón al actual gobierno de Peña Nieto? ¿Qué ha sido de ellas y a dónde han ido a parar?, con más razón en estos meses en que nuestro peso está siendo zarandeado por el dólar americano, lo que nos indica que nuestras finanzas no están tan bien como presumen los Carstens y los Meade ante contingencias de esta magnitud…
Y aquí en nuestro estado (Sonora), tal parece ser que las cosas no marchan del todo como se esperaba, los comentarios y críticas adversas no se han hecho esperar, y los señalamientos están a la orden del día, como es el caso muy particular: el de los uniformes escolares que tanto prometió la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano y que no ha cumplido a pesar del tiempo transcurrido, ya que son muchos los padres de familia que acuden con sus vales a dizque recoger los famosos uniformes y se regresan con las manos vacías, porque no llegó surtido completo y los están entregando en retazos a unos cuantos por la falta de tallas (medidas), aparte de qué no sería más práctico enviar la dotación correspondiente a cada escuela y que éstas se encarguen de su distribución en lugar de asignar esta tarea a casas comerciales que lo único que hacen es “encarecer” y entorpecer este programa de apoyo educativo, pues para nadie es un secreto que no lo hacen gratis, y peor aún, que se designe a una sola familia para su distribución: ¿Si esto está pasando en Navojoa, cómo estarán los demás municipios?.