Buscar este blog

miércoles, 4 de enero de 2017

“Dilema”: ¿Auxiliar o Ignorar a un Accidentado?... “Testigos Falsos”… Por: Federico Lagarda Ibarra.


“Dilema”: ¿Auxiliar o Ignorar a un Accidentado?

“Testigos Falsos”…

El SOL...                         
Por: Federico Lagarda Ibarra

El Objetivo Regional.- Recordemos “algo” del 2016: en verdad que me puso en un dilema (dizque moral) el ponzoñoso “consejo” que me fue solicitado por un lector de este medio informativo, en el sentido de “qué hacer cuando en el camino y de noche te encuentras con una persona herida (supuestamente atropellada) y ensangrentada”… Primero que todo, “habría que prestar ayuda a ese semejante en desgracia”, pero, ¿y si se te muere en tus brazos?, qué broncón verdad, pues las vueltas al Ministerio Público nadie te las va a quitar por estúpido y acomedido… Y quizá hasta sospecho resultes y a lo último tengas que cargar con el muertito… Asimismo, a lo mejor y también pueda tratarse de una trampa bien elaborada y premeditada, donde el supuesto accidentado nomás esté fingiendo para que en el momento que le brindes auxilio salgan de la oscuridad sus cómplices para asaltarte y hasta probablemente asesinarte… Acordándome de lo publicado en este mismo espacio el año pasado y que a la letra dice: intentando (nuevamente) “dar respuesta” a varios “correos electrónicos” que amablemente nos siguen haciendo llegar hasta nuestra redacción, comentaremos (otra vez) aunque sea superficialmente, que un “testigo” (en la mayoría de los casos) es solamente un “metiche”, es pues, una persona “chismosa” que se mete en “broncas” de “a gratis” y que pone en peligro estúpidamente tanto a su familia como su propia integridad física… Aunque los más peligrosos (de todos) son los “testigos falsos”, quienes por “unos pesos”, conveniencia, “amistad” o simplemente por quedar bien, no se tientan el corazón para desgraciar la vida de “terceros inocentes”, al rendir falso testimonio ante cualquier autoridad en funciones (que se les ponga enfrente), al fin y al cabo que nunca serán sancionados por sus viles y cobardes “mentiras”, toda vez que el delito de “falsedad en declaraciones” es letra muerta en los códigos penales, por culpa de los “méndigos” y abusivos Agentes del Ministerio Público y de los Jueces corruptos (quienes no aplican equitativamente la Ley)… Por cuestiones de espacio, en la próxima edición abundaremos más sobre este asqueroso y delicado tema de los “testigos”…